EL SALMO DEL TELEVISOR

18.09.2010 11:56

54fgh.gif (34115 bytes)
La televisión es mi pastor; tiempo me robará.
En delicados sillones me hará descansar.
Me desviará de la fe; destruirá mi alma.
Me guiará por sendas de sexo y violencia
por amor al patrocinador.
Aunque ande en valle de sombra de mis
responsabilidades cristianas,
no temeré interrupción alguna,
porque la televisión está conmigo.
Sus colores y su control remoto
me infundirán aliento.
Aderezas comerciales delante de mi,
en presencia de mi mundanalidad.
Unges mi cabeza con humanismo y
consumismo; mi codicia está rebosando.
Ciertamente la flojera y la ignorancia
me seguirán todos los días de mi vida;
y en mi casa -mirando televisión- moraré
por largos días.

Buscar en el sitio

Contacto